CLICK HERE FOR FREE BLOGGER TEMPLATES, LINK BUTTONS AND MORE! »

viernes, 15 de octubre de 2010

Lo que no es la crianza con apego


Encontre este artículo que me representa bastante con respecto a esta filosofía, espero podamos compartir opiniones al respecto.


Lo que no es la crianza con apego - Dr. Sears

La crianza con apego no es un nuevo estilo de crianza de los hijos. La crianza con apego es una de las más antiguas formas de cuidar a los bebés. De hecho, es la manera que los padres durante siglos han cuidado de los bebés, hasta que asesores del cuidado de los niños llegaron a la escena y llevaron a los padres a seguir libros en lugar de sus bebés. Imagine a su familia en una isla desierta y que acaba de dar a luz a un bebé. No hay libros, asesores, o suegros para ahogarle en consejos de cómo cuidar al bebé. Los principios de crianza con apego te vendrán naturalmente como lo han hecho otras culturas que tienen más experiencia, siglos de educación infantil y tradición que lo que todos tenemos.

La crianza con apego de los hijos no es indulgente. Es posible que escuchen o les preocupe que si miman y responden a las necesidades de su bebé pueden malcriar a su bebé y estará listo para ser manipulado por su bebé. Por eso insistimos en que la crianza con apego es una respuesta apropiada a las necesidades de su bebé, lo que significa saber cuándo decir "sí" y cuándo decir "no". A veces, en su afán por dar a los niños todo lo que necesitan, es fácil que los padres den a sus hijos todo lo que quieren.

La crianza con apego es una cuestión de equilibrio, no ser indulgente o permisivo, sino estar atentos. Mientras usted y su bebé crecen juntos, usted encontrará el equilibrio adecuado entre atento, pero no complaciente. De hecho, ser posesivo, o ser una madre (o padre) sofocoso es injusto para el niño, fomenta una dependencia indebida en el padre, e impide que su hijo se convierta en general independiente. Por ejemplo, no es necesario responder al llanto de un bebé de siete meses de edad, tan pronto como lo haría con un bebé de siete días de edad.

A medida que su bebé crece, se vuelven más expertos en la lectura de llanto, por lo que poco a poco puede retrasar su respuesta. Digamos, por ejemplo, está ocupada en la cocina y bebé de siete meses de edad está sentado y jugando cerca y llora para ser cargado. En lugar de apresurarse para cargar a su bebé, sólo tiene que mirar a su bebé y darle a su bebé una señal de "está bien". Debido a que usted y su bebé están tan conectados, su bebé puede leer su lenguaje corporal y ver que usted no está ansioso, por lo que, naturalmente, le dará a su bebé el mensaje "No hay problema, bebé, tu puedes manejar esto." De esta manera, estás siendo un facilitador, y debido a su estrecho vínculo en realidad está en mejores condiciones para ayudar a su bebé retardar la gratificación e ir ganando independencia.

Consejo de apego:
Es más fácil decirle que no a mi hijo criado con apego cuando me pide muchas cosas, porque ya le he dado mucho de mi misma.

La crianza con apego no es ser padres permisivos. Ni someter a control a un niño. Los padres que crían con apego pasan a ser como los jardineros: no se puede controlar el color de la flor o la época del año en que florece, pero usted puede recoger las hierbas y podar la planta para que la flor florezca más bonita. Esa es la formación. Los padres que crían con apego se hacen maestros formadores de comportamiento.

La maternidad con apego no es maternidad mártir. No crea que AP significa que el bebé tira de cuerdas y la mamá salta. Debido a la sensibilidad mutua que se desarrolla entre los padres y sus hijos apegados, la respuesta de los padres se puede demorar gradualmente, enseñándole al bebé mayor a descubrir que no necesita gratificación instantánea. Sí, tú das mucho de ti en esos primeros meses pero recibes mucho más de vuelta. La crianza con apego es la mejor inversión que jamás harás. La mejor inversión a largo plazo que jamás harás en tu hijo y en ti.

Una madre no se sentirá atada por estar constantemente atendiendo al bebé?

Las madres sí necesitan descansos del bebé. Esta es la razón por la que la paternidad compartida por el padre y otros cuidadores de confianza es importante. Pero con la crianza con apego, en vez de sentirse atadas, las madres se sienten apegadas con sus bebés. Madres apegadas entrevistadas describieron sus sentimientos: "Me siento tan conectada con mi bebé." "Me siento bien cuando estoy con ella, no estoy bien cuando estamos separadas." "Me siento realizada".

Recuerde, también, que la crianza con apego, al suavizar el comportamiento de un niño, hace más fácil ir a lugares con su hijo. Usted no tiene que sentirse atado a su casa o apartamento y a un estilo de vida que incluye sólo los bebés.

La crianza con apego no es difícil. La crianza con apego puede sonar como una gran maratón de dar. Inicialmente, hay mucho de dar. Este es un hecho de la nueva vida de los padres. Los bebés toman, y los padres dan. Una de las recompensas que pronto experimentará con la crianza con apego es un mutuo dar - cuanto más usted da a su bebé, el bebé más da de nuevo a usted. Esta es la forma en la que usted logra disfrutar de su hijo y se siente más competente como padre. Recuerda, tu bebé no es sólo un jugador pasivo en el juego de crianza de los hijos. El niño toma parte activa en la formación de sus actitudes, ayudándole a tomar decisiones sabias a medida que se convierte en un astuto lector de su bebé.

La crianza con apego puede parecer difícil, pero a la larga, en realidad es el estilo más fácil de crianza de los hijos. Lo que es difícil acerca de la crianza es la sensación de "yo no sé lo que mi bebé quiere" o "Parece que no logro que ella me entienda." Si usted siente realmente conocer a su bebé y no tienen problemas en la relación, la crianza de los hijos es más fácil y más relajada. Hay una gran comodidad en el sentimiento de estar conectado a su bebé. La crianza con apego es la mejor manera que conocemos para conectarse. Es cierto que este estilo de crianza de los hijos requiere una enorme cantidad de paciencia y resistencia, pero vale la pena. La crianza con apego al principio hace más fácil la crianza más adelante, no sólo en la infancia, sino también en la adolescencia. La habilidad de leer y responder a su bebé conlleva la habilidad de llegar a estar detrás de los ojos de su hijo que crece y ver cosas desde su punto de vista. Cuando realmente conoce a su hijo, ser padre es más fácil en todas las edades.

La crianza con apego no es rígida. Por el contrario, tiene opciones y es muy flexible. Las madres que crían con apego hablan de un flujo entre ellas y sus bebés; un flujo de pensamientos y sentimientos que ayudan a la madre a escoger de entre sus muchas opciones la opción correcta en el momento correcto cuando se confronta con el diario “qué hago ahora?” de las decisiones en cuanto a bebés. El par conectado refleja los sentimientos el uno del otro. El bebé ser percibe a sí mismo de acuerdo a cómo la madre refleja su valía. Esta perspicacia se nota más en la habilidad de la madre de ponerse detrás de los ojos de su hijo y leer los sentimientos de su hijo durante las decisiones de disciplina. Un día nuestra hija de 2 años, Lauren, tomó impulsivamente un cartón de leche de la refrigeradora y la derramó en el piso. Mientras Lauren estaba a punto de derrumbarse, Marta suavizó la situación y preservó los frágiles sentimientos de una niña sensible y evitó los sentimientos de molestia de padres alterados. Cuando le pregunté cómo logró manejar las cosas tan calmadamente, me dijo “Me pregunté si yo fuera Lauren, cómo me gustaría que respondiera mi madre?”.

La crianza con apego no es malcriar a un hijo. Padres primerizos preguntan: “Cargar al bebé mucho, responder a su llanto, amamantar a demanda y hasta dormir con el bebé, no hará de nuestro hijo un bebé sobre-dependiente y manipulador?”. Nuestra respuesta es un enfático NO. De hecho, tanto la experiencia como la investigación han probado lo contrario. El apego promueve la independencia. La crianza con apego implica responder adecuadamente su bebé; malcriar sugiere responder no-apropiadamente. La teoría de la malacrianza empezó a principios del siglo XX cuando los padres le entregaron sus instintos de crianza a los “expertos”; desafortunadamente, los pensadores del momento defendían restricción y desapego (por ej. Fórmulas para el cuidado de niños) junto con leche para bebés producida artificialmente por científicos. Ellos sentían que si usted cargaba a su bebé bastante, alimentaba a demanda, y respondía al llanto, usted malcriaría y crearía un bebé pegajoso y dependiente. No había base científica para esta teoría de la malacrianza, solo miedos y opiniones sin ninguna garantía. Queremos poner la teoría de la malacrianza en la tablilla para que se pudra para siempre.

Las investigaciones han demostrado finalmente lo que las madres han sospechado durante mucho tiempo: no se puede malcriar a un bebé por el apego. Podrir significa dejar algo solo, como colocar los alimentos en la tablilla para echarse a perder. El estilo de crianza con apego no significa abuso o dependencia inapropiada. El padre posesivo, o la madre que se la pasa rondado, son los que evita que un bebé haga lo que tiene que hacer por su propia inseguridad. Esto tiene un efecto perjudicial en tanto los niños como en los padres. El apego se diferencia de la dependencia prolongada. El apego promueve el desarrollo; la dependencia prolongada impediría el desarrollo.

Este artículo lo encontré en ésta página: http://maternilandia.activoforo.com/articulos-de-crianza-f22/lo-que-no-es-la-crianza-con-apego-dr-sears-t111.htm#898

Besos

1 comentario: